Arts

-para estimular la Intuición

El Papel y la Tinta

Había una hoja de papel encima de una mesa.
Junto a ella, otras hojas iguales, todas blancas y relucientes.
Entonces vino una pluma de escribir, bañada en tinta negrísima.
Esa pluma tomó a la primera hoja y la manchó completamente. La dejó toda llena de palabras. 
“¿No podrías haberme ahorrado esta humillación?”, dijo enojada la hoja de papel a la tinta. 
“Tu negro infernal me ha arruinado para siempre”. 
“No te he ensuciado”, respondió la tinta. “Te he vestido. Desde ahora ya no eres una hoja de papel sino un mensaje. Custodias el pensamiento del hombre. Te has convertido en algo precioso”. 
En ese momento, alguien que estaba ordenando el despacho, vio aquellas hojas esparcidas y las juntó para arrojarlas al fuego. Pero cuando vio aquella hoja “sucia” de tinta, la devolvió a su lugar porque llevaba, bien visible, el mensaje de la palabra. 
Luego, arrojó las demás al fuego.

La Canción Del Amor Pirata

Edité Esta Fotillo Para Los Colegas…

A veces pienso que mi amor no es apropiado en ningún lugar

Porque navega a la deriva, en un mar de palabras vacías, con un barco sin timón

Porque es actor secundario en la vida, personaje sin disfraz, obra sin argumento

Porque no llega nunca a puerto, ni entra en escena, ni rima con otros versos

Quisiera arrojarlo por la borda, quemarlo ¡perderlo…!

Pero sé que su lugar es este Cuento.

o Sutra del Corazón por el Dr. Chié Wang Né

Léxico Caudal

Una multitud de vocablos que ahora empleamos habrá cumplido ya más de dos mil años, tal vez tres mil, y así nuestra "rosa" es la misma rosa que pronunciaban los invasores romanos en latín, y nuestro "candor" ha llegado también con las mismas letras desde allí. Y son palabras prerromanas, más longevas aún, "galápago", "barro", "berrueco". Algunas se nos muestran todavía en ese estado puro, otras se han ido transformando. Unas cambiaron en su camino desde la lengua del imperio de Roma, otras hicieron un recorrido tal vez más largo y sinuoso para llegar con el griego; unas cuantas pervivieron desde la conquista de los godos, y aún quedan las que guardan en sus sílabas un origen incierto, y muchas otras se vistieron con la fonética peninsular, pero abrigada en ella aún se ve su estirpe árabe, algunas navegaron desde América hasta la península Ibérica para establecerse en el español de los dos lados del mar. No todas las palabras han evolucionado por igual, ni acumulan las mismas experiencias, ni disponen del mismo espacio en los confines del pensamiento, aun siendo su lugar casi siempre inconmensurable; pero todas han establecido entre sí durante cientos de años unos vínculos inasibles, que exceden sus definiciones particulares y sólo pueden transferirse al completo cuando se comunican las conciencias.
Álex Grijelmo

Al Filo De La Nostalgia

aún es siempre

 

Aún es siempre,
aún es todo,
aún la nave del olvido
no ha partido de la Tierra.
Aún yace la verdad entre las ruinas
sin huir amenazada,
aún clama la voz del silencio
y arde, débil, la llama.

Volverá la Muerte,
sólo se lo llevará todo,
aunque su entera cosecha
ha de ser igual a nada.
Hablarán mentiras,
pero aún duerme la flor en la piedra,
el Universo en el barro,
la esperanza en el mañana.

Y aunque los relojes se marchiten,
aunque el mar se seque,
aunque pierda el Barça,
aunque aún es tarde…

Aún es siempre,
aún es todo,
aún es nada.

©ristina i. g.

 

y quedé en Nihilista, pero es que tengo el día flojo
El Secreto del Reino es la Justa Nostalgia
ni menos ni más -má questa donna e móvile

Verdaderamente se muere, y verdaderamente está cuerdo Alonso Quijano

Morir Cuerdo Y Vivir Loco

«–¡Bendito sea el poderoso Dios*, que tanto bien me ha hecho! En fin, sus misericordias no tienen límite, ni las abrevian ni impiden los pecados de los hombres.
Estuvo atenta la sobrina a las razones del tío, y pareciéronle más concertadas que él solía decirlas, a lo menos, en aquella enfermedad, y preguntóle:
–¿Qué es lo que vuestra merced dice, señor? ¿Tenemos algo de nuevo? ¿Qué misericordias son éstas, o qué pecados de los hombres?
–Las misericordias –respondió don Quijote–, sobrina, son las que en este instante ha usado Dios conmigo, a quien, como dije, no las impiden mis pecados. Yo tengo juicio ya, libre y claro, sin las sombras caliginosas de la ignorancia, que sobre él me pusieron mi amarga y continua leyenda de los detestables libros de las caballerías. Ya conozco sus disparates y sus embelecos, y no me pesa sino que este desengaño ha llegado tan tarde, que no me deja tiempo para hacer alguna recompensa, leyendo otros que sean luz del alma. Yo me siento, sobrina, a punto de muerte; querría hacerla de tal modo, que diese a entender que no había sido mi vida tan mala que dejase renombre de loco, que, puesto que lo he sido, no querría confirmar esta verdad en mi muerte. Llámame, amiga, a mis buenos amigos: el cura, al bachiller Sansón Carrasco y a maese Nicolás, el barbero, que quiero confesarme y hacer mi testamento.
Pero de este trabajo se escusó la sobrina con la entrada de los tres. Apenas los vio don Quijote, cuando dijo:
–Dadme albricias, buenos señores, de que ya yo no soy don Quijote de la Mancha, sino Alonso Quijano, a quien mis costumbres me dieron renombre de Bueno. Ya soy enemigo de Amadís de Gaula y de toda la infinita caterva de su linaje, ya me son odiosas todas las historias profanas del andante caballería, ya conozco mi necedad y el peligro en que me pusieron haberlas leído, ya, por misericordia de Dios, escarmentando en cabeza propia, las abomino.
Cuando esto le oyeron decir los tres, creyeron, sin duda, que alguna nueva locura le había tomado. Y Sansón le dijo:
–¿Ahora, señor don Quijote, que tenemos nueva que está desencantada la señora Dulcinea, sale vuestra merced con eso? Y ¿agora que estamos tan a pique de ser pastores, para pasar cantando la vida, como unos príncipes, quiere vuesa merced hacerse ermitaño? Calle, por su vida, vuelva en sí, y déjese de cuentos.
–Los de hasta aquí –replicó don Quijote–, que han sido verdaderos en mi daño, los ha de volver mi muerte, con ayuda del cielo, en mi provecho. Yo, señores, siento que me voy muriendo a toda prisa; déjense burlas aparte, y traíganme un confesor que me confiese y un escribano que haga mi testamento, que en tales trances como éste no se ha de burlar el hombre con el alma; y así, suplico que, en tanto que el señor cura me confiesa, vayan por el escribano.
Miráronse unos a otros, admirados de las razones de don Quijote, y, aunque en duda, le quisieron creer; y una de las señales por donde conjeturaron se moría fue el haber vuelto con tanta facilidad de loco a cuerdo, porque a las ya dichas razones añadió otras muchas tan bien dichas, tan cristianas y con tanto concierto, que del todo les vino a quitar la duda, y a creer que estaba cuerdo.
Hizo salir la gente el cura, y quedóse solo con él, y confesóle.
El bachiller fue por el escribano, y de allí a poco volvió con él y con Sancho Panza; el cual Sancho, que ya sabía por nuevas del bachiller en qué estado estaba su señor, hallando a la ama y a la sobrina llorosas, comenzó a hacer pucheros y a derramar lágrimas. Acabóse la confesión, y salió el cura, diciendo:
–Verdaderamente se muere, y verdaderamente está cuerdo Alonso Quijano el Bueno; bien podemos entrar para que haga su testamento.
Estas nuevas dieron un terrible empujón a los ojos preñados de ama, sobrina y de Sancho Panza, su buen escudero, de tal manera, que los hizo reventar las lágrimas de los ojos y mil profundos suspiros del pecho; porque, verdaderamente, como alguna vez se ha dicho, en tanto que don Quijote fue Alonso Quijano el Bueno, a secas, y en tanto que fue don Quijote de la Mancha, fue siempre de apacible condición y de agradable trato, y por esto no sólo era bien querido de los de su casa, sino de todos cuantos le conocían.
Entró el escribano con los demás, y, después de haber hecho la cabeza del testamento y ordenado su alma don Quijote, con todas aquellas circunstancias cristianas que se requieren, llegando a las mandas, dijo:
–Ítem, es mi voluntad que de ciertos dineros que Sancho Panza, a quien en mi locura hice mi escudero, tiene, que, porque ha habido entre él y mí ciertas cuentas, y dares y tomares, quiero que no se le haga cargo dellos, ni se le pida cuenta alguna, sino que si sobrare alguno, después de haberse pagado de lo que le debo, el restante sea suyo, que será bien poco, y buen provecho le haga; y, si como estando yo loco fui parte para darle el gobierno de la ínsula, pudiera agora, estando cuerdo, darle el de un reino, se le diera, porque la sencillez de su condición y fidelidad de su trato lo merece.
Y, volviéndose a Sancho, le dijo:
–Perdóname, amigo, de la ocasión que te he dado de parecer loco como yo, haciéndote caer en el error en que yo he caído, de que hubo y hay caballeros andantes en el mundo.
–¡Ay! –respondió Sancho, llorando–: no se muera vuestra merced, señor mío, sino tome mi consejo y viva muchos años, porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir, sin más ni más, sin que nadie le mate, ni otras manos le acaben que las de la melancolía. Mire no sea perezoso, sino levántese desa cama, y vámonos al campo vestidos de pastores, como tenemos concertado: quizá tras de alguna mata hallaremos a la señora doña Dulcinea desencantada, que no haya más que ver. Si es que se muere de pesar de verse vencido, écheme a mí la culpa, diciendo que por haber yo cinchado mal a Rocinante le derribaron; cuanto más, que vuestra merced habrá visto en sus libros de caballerías ser cosa ordinaria derribarse unos caballeros a otros, y el que es vencido hoy ser vencedor mañana.
–Así es –dijo Sansón–, y el buen Sancho Panza está muy en la verdad destos casos.
–Señores –dijo don Quijote–, vámonos poco a poco, pues ya en los nidos de antaño no hay pájaros hogaño: yo fui loco, y ya soy cuerdo; fui don Quijote de la Mancha, y soy agora, como he dicho, Alonso Quijano el Bueno.

Don Quijote de La Mancha (Cervantes)

Del Evangelio Apócrifo y Gnóstico de los Doce Santos -tan sólo para su reflexión:
"EL ESPÍRITU DE DIOS QUE HABITA EN VOSOTROS"
Capítulo 44
1. Jesús se sentó una vez más junto al mar, en medio de doce palmeras, donde a menudo descansaba, y se Le acercaron los Doce y sus acompañantes, que se sentaron a la sombra de los árboles, y el Santo les enseñaba en medio de ellos.
2. Y Jesús les dijo: "habéis oído lo que dicen de Mí los hombres; pero vosotros, ¿quién decís que Soy?” Pedro se levantó con Andrés, su hermano, y dijo: "Tú eres Cristo, el Hijo del Dios vivo, que ha bajado del Cielo y habita en el corazón de los que creen y Le obedecen por amor a la justicia”. Y los restantes se levantaron y dijeron, cada uno a su manera: "estas palabras son verdad, también así creemos”.
3. Y Jesús les respondió diciendo: "benditos sois vosotros Mis Doce, que creéis; pues la carne y la sangre no os han revelado eso, sino el Espíritu de Dios, que habita en vosotros. En verdad, Yo Soy el Camino, la Verdad y la Vida; Y la Verdad sabe todas las cosas.

El Péndulo de Foucault -.Umberto Eco

"-Si, atribuyes a los otros lo que estás haciendo tú, y como estás haciendo algo odioso, los otros se vuelven odiosos. Pero, como normalmente los otros querrían hacer la misma cosa odiosa que estás haciendo tú, colaboran contigo dando a entender que sí, que en realidad lo que les atribuyes es lo que ellos siempre han deseado. Dios ciega a quienes quiere perder, sólo es cuestión de ayudarle.
Una conspiración, para ser tal, debe ser secreta. Debe existir un secreto cuyo conocimiento nos liberaría de todas las frustraciones, ya sea porque ese secreto nos conduciría a la salvación, o porque el hecho de conocerlo representaría la salvación. ¿Existe un secreto tan luminoso?
Claro, con la condición de no conocerlo jamás. Una vez revelado, sólo podría decepcionarnos. ¿No me había hablado Aglie de la tensión hacia el misterio, que agitaba la época de los Antoninos? Sin embargo, acababa de llegar uno que se decía hijo de Dios, el hijo de Dios que se hace carne, y redime los pecados del mundo. ¿Era un misterio de poca monta? Y prometía la salvación a todos, bastaba con amar al prójimo. ¿Era un secreto sin importancia? Su legado era que cualquiera que supiese pronunciar las palabras justas en el momento justo podría transformar un trozo de pan y medio vaso de vino en la carne y la sangre del hijo de Dios, y hacer de ellas su alimento. ¿Era un enigma despreciable? E inducía a los padres de la Iglesia a conjeturar, y luego a declarar, que Dios era Uno y Trino, y que el Espíritu procedía del Padre y del Hijo, pero que el Hijo no procedía del Padre y del Espíritu. ¿Era una fórmula sencilla para uso de los hílicos? Y, sin embargo, esa gente que ya tenía la salvación al alcance de la mano, do it yourself, nada, no se inmutaba. ¿Esa es toda la revelación? Qué trivialidad. Y se lanzaron, histéricos, a recorrer con sus veloces proas todo el Mediterráneo en busca de otro saber perdido, un saber del que esos dogmas de treinta denarios sólo fueran el velo aparente, la parábola para los pobres de espíritu, el jeroglífico alusivo, el guiño dirigido a los Pneumáticos. ¿El misterio trinitario? Demasiado fácil, debe de ocultar alguna otra cosa.
Hubo alguien, quizá Rubinstein, que cuando le preguntaron si creía en Dios respondió: “Oh, no, yo creo... en algo mucho más grande...” Pero hubo otro (¿quizá Chesterton?) que dijo: “Desde que los hombres han dejado de creer en Dios, no es que no crean en nada, creen en todo.”
Todo no es un secreto más grande. No hay secretos más grandes, porque tan pronto como se revelan resultan pequeños. Hay un solo secreto vacío. Un secreto escurridizo. El secreto de la planta orkhis consiste en que significa y actúa sobre los testículos, pero los testículos significan un signo del zodiaco, éste una jerarquía angélica, ésta una gama musical, la gama una relación entre distintos humores, y así sucesivamente, la iniciación consiste en aprender a no detenerse jamás, se pela el universo como una cebolla, y una cebolla es toda piel, imaginémonos una cebolla infinita cuyo centro esté situado en todas partes y su circunferencia en ninguna, o tenga forma de anillo de Moebius.
El verdadero iniciado es quien sabe que el secreto más poderoso es un secreto sin contenido, porque ningún enemigo logrará hacérselo confesar, ningún fiel logrará sustraérselo."

El Tao

El Tao que puede ser expresado
no es el verdadero Tao.
El nombre que se le puede dar
no es su verdadero nombre.
Sin nombre es el principio del universo;
y con nombre, es la madre de todas las cosas.
Desde el no-ser comprendemos su esencia;
Y desde el ser, sólo vemos su apariencia.
Ambas cosas, ser y no-ser, tienen el mismo origen
aunque distinto nombre.
Su identidad es el misterio.
Y en este misterio
se halla la puerta de toda maravilla.

El Hada Acaramelada

El Hada Acaramelada,
de pequeña atolondrada
pues soñaba con ser hada
de cucurucho y varita.
Su madre doña Rosita,
dándole beso tras beso,
le dijo: ¡Nada de hada,
que ya no se lleva eso!
¿Cómo vas a ser un hada
con ese flequillo tieso
y esos ojos de ratón,
si ya no se lleva eso?
-Somos pobres, no hay castillo,
tu padre suda en el trillo,
yo sudo en el lavadero…
(La niña lloró sobre la cesta de ropa y la cesta se llenó de pipas y caramelos)
Con un periódico se hizo
un cucurucho muy tieso,
de esta forma se sentó
a la puerta del colegio

Con su cesta milagrosa,
con su varita de fresno
para espantar a las moscas
del puesto de caramelos.
“¡Todo gratis, todo gratis!”
se leía en un letrero.

Un día que era muy frío,
me parece que era de Enero,
el hada se quedó helada
y vinieron los bomberos.
En marzo se desheló,
con cucurucho y varita
volvió al puesto
“¡Todo gratis!” regalaba
yoyes y caramelos…
El hada, cuanto más daba
más se le llenaba el cesto.
El Hada Acaramelada
la llamaban y la llamaban
todos los chicos del pueblo.

Gloria Fuertes (1917-1998). Poesía para niños.

 

Las Cuatro Estaciones .-Vivaldi

La observación de Los Ciclos es fundamental, por ello posteamos esta obra de Vivaldi.

La Primavera: 1.-Allegro.   2.- Largo.   3.- Allegro (Danza Pastorale).

 

El Verano: 4.- Allegro non Molto – Allegro.  5.- Adagio – Presto – Adagio.   6.- Presto (Impetuoso).

 

El Otoño: 7.- Allegro (Ballo e Canto de’ Villanelli).   8.- Adagio Molto (Ubriachi Dormienti).   9.- Allegro (la Caccia).

 

El Invierno: 10.- Allegro non Molto.   11.- Largo.   12.- Allegro.

Va, pensiero

 

Ve, pensamiento, con alas doradas,
pósate en las cimas y praderas
donde exhala una suave fragancia
el dulce aire de la tierra natal.

Saluda las orillas del Jordán
y las torres destruidas de Sión.
¡Oh Patria mía, tan bella y perdida!
¡Oh recuerdo tan caro y fatal!

Arpa de oro de nuestros profetas,
¿por qué muda cuelgas del sauce?
Aviva el recuerdo en nuestros pechos
y háblanos del tiempo que fue.

O cual destino de Sólima
danos un aire de crudo lamento
o te inspire divino un aliento,
que al padecer infunda virtud.

¡Al padecer, Virtud!

Verdi: «Va, Pensiero» -Nabucco

 

Artista: Novosibirsk Symphony Orchestra
KM Records (on behalf of High Definition Classics)

Public Domain

Frases chocantes que estimulan la reflexión

«Ayúdame y te habré ayudado» .-grupo musical «los Secretos»
«Cuando hay que acelerar es cuesta arriba»
«Ningún problema económico tiene una solución puramente económica» .-John Stuart Mill
«No logran entender los hombres cuán gran renta constituye la economía» .-Cicerón
«Aquello que tiene precio, poco valor tiene» .-Friedrich Nietzsche
«Donde quiera que mires siempre habrá algo interesante que ver» .-David sobre la base del Talmud
«Para oír hay que callar» .-de la película «La Leyenda de Terramar»
«Mi única fuerza reside en mi tenacidad» .-Louis Pasteur
«La mayoría de las decisiones se toman de forma inconsciente»
«El buen día se conoce por la mañana» .-refrán rumano
«El bosque es hermoso, oscuro y muy frondoso. Pero tengo promesas que cumplir y mucho que andar antes de dormir» .-Robert Frost
«Siempre habrá otros Annapurnas en la vida de los hombres» .-Maurice Herzog
«El error es un hallazgo, la verdad un Imposible»
«La tradición es la transmisión del fuego, no la adoración de las cenizas» .-Gustav Mahler
«Mi estilo es el arte de luchar sin luchar» .-Bruce Lee
«De no luchar la oruga no regurge en mariposa»
«Nunca se extravía uno tan lejos como cuando cree conocer el camino» .-proverbio chino
«Nada se pierde completamente, nada se desvanece, todo se custodia en algún tiempo y lugar. Lo que es imagen del bien y tiene valor, permanece, aunque nosotros dejemos de percibirlo.» .-Pável Florenski
«No todo lo que brilla es oro, ni todos los que vagan están perdidos» .-J. R. R. Tolkien
«La sabiduría es hija de la experiencia» .-Leonardo da Vinci
«Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo» .-Arquímedes
«La mayoría de los himalayistas que mueren, lo hacen en el descenso» .-Algo sabido en Montaña.
«Si cree que la educación es cara, pruebe con la ignorancia» .-Derek Bok
«Todos mis movimientos están fríamente calculados».-El Chapulín Colorado
«Más lento que el caballo del malo».-dicho popular en España y lema.regalo para los Hufflepuff, -SLOWER THAN THE HORSE OF THE EVIL que siempre estáis «A VERLAS VENIR»
«No me va el Sweeps de limón ni meo en Lucifer de Bazar Chino» .-Barriendos Masónica Farnientes. Admonitores de la Proporción o Cosquillio In Excelso … -ya hemos llegao

ADMONICIONES DE PODER, O EL SIMPLE ARTE OF THE INNER EXPRESSIÔ:

NO QUIERO TRIUNFAR SOBRE MI ACTUAL PUESTO DE TRABAJO. SINO ARROJARLO A LA PUTA BASURA CUAL GRAMO VERDE Y PÉDULO TEMOR.

NI DIGAS GRACIAS NI SONRÍAS -si no es ánimo tuyo

MAS NO COMETAS EL ERROR DE PENSAR QUE LE ESTÁS DICIENDO AL KARMA LO QUE TIENE O NO TIENE QUE HACER.

COSA DISTINTA ES EL ARTE DE LA EXPRESIÓN vs NO REPRESIÓN

Y ES ALLÍ DONDE ENGAÑAN Y ‘PECAN’ -pican-  EN LA GENTE

PUNTO

.

Noli Me Tangere: «No me retengas»

Hay una misteriosa cita en la Vulgata que estimula la Intuición.
Hablamos del versículo 17 del capítulo 20 del Evangelio de San Juan:

"Noli me tangere, nondum enim ascendi ad Patrem meum" -Juan 20:17
“No me toques, porque aún no he subido a mi Padre”

Son las palabras que Jesucristo dirige a María Magdalena después de su resurrección. Otra posible traducción es también "No me retengas ...".

Por su Fuerza Evocadora ha sido utilizado en numerosas obras de arte a lo largo de la Historia.
En el canto gregoriano se usa como motivo de un tropo.
En la iglesia ortodoxa el episodio se celebra litúrgicamente con uno de los doce maitines de la vigilia nocturna.
Es un tema frecuente en el arte cristiano desde la Antigüedad tardía hasta el arte moderno, dando pie a numerosas pinturas y esculturas.

Todavía se sigue utilizando en la actualidad. (A modo de ejemplo, la escritora P.D. James lo utiliza de forma altamente interesante en uno de sus libro de detectives: "Muerte en la clínica privada").


La cita completa nos aporta algo más de información: Dícele Jesús: «No me retengas, que todavía no he subido a mi Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios[Vulgate : "Dicit ei Iesus: Noli me tangere nondum enim ascendi ad Patrem meum vade autem ad fratres meos et dic eis ascendo ad Patrem meum et Patrem vestrum et Deum meum et Deum vestrum"]

Para acabar de matizar la cuestión, sería importante saber por qué Jesús impide a María que le toque o abraze. No está claro por qué él impone esta regla, ya que en Juan 20:27 le permite a Tomás comprobar sus heridas abiertas. [Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente].
También aparenta cierta contradicción con los otros evangelios: Mateo 28:9 afirma que las mujeres que hallaron a Jesús "vinieron y lo sostuvieron por los pies y lo adoraron", -no se hace mención de que Jesús desapruebe esto.

Como buena inspiradora de Intuición esta cita no soporta una única interpretación.
Se la ha relacionado con el problema del apego; pero también con la rebeldía, o a modo de cierta expiación que alguien se impone a sí mismo por errores cometidos en el pasado etc, etc.
De ser un Buen Símbolo sería aplicable a cualquier nivel de manifestación del ser.
De cualquier forma recomendamos prudencia con la iconografía occidental en la cual es frecuente encontrar lo que llamamos "símbolos venidos a menos" o degradados por el uso. Entre estos se hallarían tales como la cruz, el grial, la rosa cruz o el uso que hace la iglesia católica del color blanco y que relegan la Santidad, la pureza o el sacrificio a una simple cuestión de Glotonería.